Grafica a lusiva a  Viviendo en humedales de importancia internacional. La laguna de la Cocha (Nariño)
CORPORACIÓN

GRUPO
SEMILLAS


COLOMBIA

Publicaciones

Revista Semillas

Gráfica alusiva a 16/17

Edición
16/17

Revista Semillas

Suscribase por $45.000 a la revista Semillas y reciba cuatro números, dos por año

Equipo Editorial

Comité coordinador
Germán Alonso Vélez
Hans Peter Wiederkehr
Astric Álvarez
Margarita Flórez
María del Pilar Valencia.
Editora:
Germán Alonso Vélez Ortíz
Ilustración portada:
Actividades de capacitación de acuicultura alternativa (ASPROINCA).
Publicación auspiciada por Swissaid

Experiencias locales

Viviendo en humedales de importancia internacional. La laguna de la Cocha (Nariño)

ADC, Colombia, Diciembre 23 de 2002, Este artículo ha sido consultado 10966 veces

Hablar de humedales es hablar de agua y de la vida que se desarrolla alrededor de ella. Los humedales son todas aquellas extensiones de agua como lagunas, charcas, ríos temporales y permanentes e incluye la flora y fauna que depende directa o indirectamente de ellos.

Colombia es considerado como uno de los ecosistemas más ricos en sistemas acuáticos. Como indicador de lo cual se ha estimado que la abundancia de las aguas continentales por unidad de superficie alcanza los 591/ km2, que cubre una superficie cercana a los tres millones de hectáreas y una longitud fluvial que sobrepasa los 15.000 km. (MRE;1992).

Un humedal no sólo se limita a los aspectos biológicos de lagos o ríos. Para entender un humedal en su contexto real hay que tener una visión sistémica, es decir tener una óptica más amplia donde desempeñan un papel importante los aspectos sociales, culturales y económicos y las interrelaciones establecidas entre ellos.

Analizando con más detalle lo anterior, los humedales son el hábitat para muchas especies animales como aves acuáticas, anfibios, peces y mamíferos acuáticos y la desconocida fauna de invertebrados. Es necesario resaltar su importancia en el proceso migratorio de aves transcontinentales; su conservación es una herramienta clave de protección ya que se constituyen en sitios de descanso temporal o en lugares de llegada mientras pasa la temporada invernal en sus países de partida.

Por otra parte, estos sistemas son descontaminadores de agua al absorber CO2, son fuente de agua para el consumo humano, el riego de cultivos, el turismo y como elemento importante del paisaje. También son reguladores de inundaciones e influyen en el clima local. De igual manera, se han convertido en centros mágicos para la realización de ritos sagrados en diferentes culturas indígenas y campesinas.

Debido a la alta importancia antes vista y al deterioro gradual de los mismos, en el año de 1971 se reunieron 18 países en Ramsar, ciudad Iraní. En ella se firmó la Convención Ramsar que entró en vigor en 1975. Sus objetivos se pueden resumir así:

  • Evitar la desaparición de los humedales.
  • Asegurar la conservación de los humedales, considerando su importancia para el concurso de diversos procesos ecológicos, así como para el régimen hídrico dada la diversidad, riqueza de la flora y fauna que ellos albergan.
  • Procurar una mejor participación nacional y cooperación internacional para la conservación de los humedales.

Colombia por medio de la Ley 357 del 21 de enero de 1997 ratificó la "Convención relativa a los humedales de importancia internacional, especialmente como hábitats de aves acuáticas". Para su ratificación se suscribió al sistema delta del río Magdalena el cual incluye la Ciénaga Grande de Santa Marta y la isla de Salamanca. En el año 2000 y mediante el Decreto 698 del 18 de abril, Colombia inscribió su segundo humedal de importancia internacional que corresponde a la laguna de La Cocha o lago Guamués y el complejo de humedales asociados como ríos y quebradas, pozos artificiales, nacimientos de agua, el complejo de páramos, turberas y las zonas inundables.

La declaratoria como humedal Ramsar de la laguna de La Cocha tiene mucha importancia debido a que es el primer humedal Ramsar ubicado en zonas de páramo en la región de los Andes y porque constituye una herramienta de valor para ayudar a eliminar o impedir cambios negativos en estos frágiles ecosistemas, además, de poder contar con el apoyo internacional para financiar proyectos de conservación y uso racional de los humedales tales como el fortalecimiento de la Red de Reservas Naturales "José Gabriel" de La Cocha.

Para la Asociación para el Desarrollo Campesino, ADC, del departamento de Nariño, la declaratoria es un incentivo al trabajo realizado en esta zona por más de 21 años y un estímulo a ese amor del campesino, que ha logrado conocer lo que tiene, aprender a valorarlo, amarlo y defenderlo.

Debido a esas complejas interrelaciones entre los aspectos biológicos, económicos, culturales y sociales que implica un humedal, para la ADC la declaratoria como humedal de importancia internacional se ha convertido en un reto que busca establecer una cultura de convivencia con el ecosistema y que respete la vida en todas sus formas para lograr su sostenibilidad. Al hablar de sostenibilidad nos estamos refiriendo principalmente al uso racional de los recursos de tal forma que el hombre tenga un máximo beneficio con el menor impacto en la naturaleza.

La protección de las fuentes de agua se convierte entonces en una prioridad en la región y es necesario adelantar acciones para lograrlo para ello se han establecido dos vías: la primera, el fortalecimiento de mingas investigativas con campesinos que nos guíen sobre la manera de uso y aprovechamiento del agua y la segunda la implementación de tecnologías sostenibles que garanticen la conservación de este recurso.

La minga investigativa se constituye en la vía para encontrar alternativas de uso sostenible en el humedal y construir consensos, es decir "acuerdos bajo los cuales todas las partes interesadas puedan convivir". De esta forma, la declaratoria de La Cocha como un humedal Ramsar se convierte en la oportunidad de construir colectivamente con la ayuda del diálogo de saberes una región en donde se pueda producir y consumir alimentos sanos, donde los bosques se conserven haciendo usos sostenible de ellos, donde la flora y la fauna puedan convivir con las acciones humanas y donde la población humana pueda encontrar oportunidades para su recreación, el ocio, la capacitación y la generación de recursos económicos, garantizando de una forma colectiva la conservación de los humedales para que las presentes y las futuras generaciones puedan disfrutar de su permanencia.

Para la segunda parte se han implementado varias alternativas como son la instalación de sistemas de descontaminación de aguas mediante los biodigestores y las trampas de grasa los cuales buscan el ciclaje continuo del agua dentro de las fincas, logrando con ello disminuir la cantidad de contaminantes orgánicos a las quebradas y aprovechar al máximo la cantidad de agua disponible.

En forma simultánea con esto, tenemos la reducción gradual de uso de agroquímicos para los cultivos, fortaleciendo para ello el proceso de producción de abonos orgánicos que, además de ayudar al proceso de recuperación de los suelos, son una alternativa económica en la producción campesina.

Dentro de las reservas se ha iniciado el programa de conservación de humedales y su flora y fauna asociada por medio de los procesos de regeneración natural y su aislamiento garantizando con ello la no intervención humana dentro de ellos. Se ha iniciado, además, un programa de investigación encaminado a conocer la biología de las aves acuáticas asociadas al humedal como aspecto básico a la hora de proponer un plan de conservación regional.

 

El proyecto multipropósito Guamués y la declaratoria como un humedal Ramsar

El Proyecto Multipropósito Guamués (PMG) es una iniciativa particular que pretende utilizar los caudales de la laguna de La Cocha y del río Guamués para generación de riego y energía eléctrica, realizando para ello la construcción de una presa que provoca la inundación de los páramos azonales del estero que regulan los caudales del río Guamués, Putumayo y Amazonas.

Por la fragilidad del ecosistema de La Cocha y el desconocimiento de sus interrelaciones consideramos que el desarrollo del proyecto PMG y sus obras de infraestructura ponen en riesgo el equilibrio del complejo de humedales de La Cocha provocando alteraciones de tipo climático y regulación hídrica en primera instancia.

Frente a este tipo de proyectos, la declaratoria de La Cocha como un humedal Ramsar o de importancia internacional obliga a los gobiernos a considerarlos dentro de sus planes de ordenamiento de manera que se promueva el uso sostenible de los mismos. Además, es responsabilidad del gobierno fomentar la conservación de los humedales y los elementos biológicos, sociales y culturales asociados a él, involucrando a la comunidad en el diseño, planeación y ejecución de los programas de protección. Por lo tanto es responsabilidad del gobierno nacional, departamental y regional la protección del humedal y evitar la ejecución de megaproyectos que, como el PMG, ponen en riesgo a los humedales y sus elementos asociados.

Junto con el apoyo del convenio Ramsar, es prioritario para la ADC y sus asociados el desarrollo de políticas locales que parten de compromisos individuales, familiares y colectivos que aseguren la conservación de este patrimonio natural y cultural de los nariñenses y los colombianos. Para ello continuaremos con la elaboración de programas que promueven en primera instancia la capacitación de los campesinos, la implementación de tecnologías sostenibles y el descubrimiento de actividades alternativas que permitan la generación de ingresos para las familias y el mejoramiento de su calidad de vida como medio básico que garantice la protección a largo plazo de este satisfactor sinérgico denominado La Cocha, ahora humedal de importancia internacional. ​

Publicado en Diciembre 23 de 2002| Compartir
compartir en facebook compartir en facebook

Recomiende este contenido

Los campos marcados con (*) son obligatorios






Do not fill, please:

Grupo Semillas

Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 Bogotá Teléfono: (57)(1) 7035387 Telefax: (57) (1) 2855728 Bogotá, Colombia. semillas@semillas.org.co
Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización del Grupo Semillas
MAPA DEL SITIO | CONTACTENOS