Grafica a lusiva a  Una experiencia de producción comercialización de café orgánico y la diversificación de la finca campesina. La Asociación Nuevo Futuro
CORPORACIÓN

GRUPO
SEMILLAS


COLOMBIA

Publicaciones

Revista Semillas

Gráfica alusiva a 21

Edición
21

Revista Semillas

Suscribase por $45.000 a la revista Semillas y reciba cuatro números, dos por año

Equipo Editorial

Comité coordinador
Germán Alonso Vélez
Hans Peter Wiederkehr
Astrid Álvarez
Margarita Flórez
María del Pilar Valencia.
Director:
Germán alonso Vélez
Editora:
Lina María Salgar
Ilustración portada:
Mercado local, Villa de Leyva (Boyacá) Carlos Gómez Ariza: guanenta5@hotmail.com
Obra contraportada:
Germán alonso Vélez
Publicación auspiciada por Swissaid

Experiencias locales

Una experiencia de producción comercialización de café orgánico y la diversificación de la finca campesina. La Asociación Nuevo Futuro

Angela María Gómez y Edison Patiño, Colombia, Julio 01 de 2004, Este artículo ha sido consultado 13762 veces

El desarrollo acelerado de las plantaciones intensivas y extensivas de cultivos ilícitos en el sur del departamento del Cauca, especialmente el cultivo de la coca en las zonas cálidas y templadas y de la amapola en las zonas frías, ha tenido fuertes efectos no sólo en la economía local, en la conservación y pérdida de la biodiversidad y en la producción de alimentos, sino también en la desarticulación de procesos organizativos locales y la generación de una cultura de violencia. Estos han sido, entre otros, algunos de los aspectos que han motivado el desarrollo de la producción de café orgánico en esta región del departamento del Cauca.

La GTZ (Agencia de cooperación Alemana) y la Federación de Cafeteros del Cauca, encontraron en la promoción del cultivo de café orgánico una alternativa para desarrollar una estrategia de producción orientada a menguar, en parte, el crecimiento de áreas sembradas con coca por parte de los pequeños productores, cuyo renglón principal de agricultura se sustentaba en el cultivo de café y que de manera acelerada se fue erradicando para sembrar ilícitos.

La crisis del café motivó a muchos pequeños productores del sur del Cauca a erradicar áreas significativas de cultivo de café, para remplazarlas por el cultivo de coca por ser este un cultivo que además de representar menores costos de producción, les generaba mayores recursos que los obtenidos con la venta del café. La crisis del sector cafetero fue motivada por aspectos como:

El rompimiento de los acuerdos internacionales sobre el precio, el alza permanente de los insumos agrícolas para mantener los niveles de productividad de este cultivo, el pago de las deudas, la perdida de ingresos por parte de los cultivadores, la inestabilidad en los precios internos, la no compensación entre los costos de producción y el precio y los costos por mano de obra para recolección de cosechas, el fuerte desarrollo de la caficultura en países como Vietman.

Actualmente una arroba de hoja de coca en el sur del Cauca se paga a $52.000 y el jornal por raspa de hoja es de $15.000 a $18.000, frente a una arroba de café convencional cuyo precio esta entre $35.000 y $40.000 y el jornal entre $8.000 y $10.000.

La promoción del cultivo del café orgánico se convierte en una alternativa de producción para la sustitución de cultivos ilícitos por su valor en el mercado internacional, entre $35 a 40 centavos de dólar de sobreprecio por libra, que es pagado a los cultivadores que se comprometan con la reconversión de cafetales convencionales y con la disminución y/o erradicación de ilícitos a cambio de cultivar café orgánico. Es en este contexto en el que surge y se conforma la Asociación Nuevo Futuro.

Desarrollamos nuestros programas en los municipios de Argelia, Balboa, La vega alta y Baja, Buenos Aires, Santander de Quilichao, Timbo, Tambo y Sotará. En cada municipio se han organizado grupos productores que se han dedicado al cultivo del café, como su principal actividad económica agrícola. Actualmente Nuevo Futuro agrupa 114 familias, de las cuales a este año 110 están certificadas como produc­tores y productoras orgánicos. Cada familia dispone, en promedio 2 a 4 hectáreas en las cuales integran a la producción de café, cultivos de pancoger, hortalizas y explotaciones pecuarias especialmente especies menores y ganadería en pequeña escala.

 

Nuestros objetivos son:

·        Ofrecer nuevas alternativas tecnológicas para la producción ecológica agrope­cua­ria, mediante el manejo diversificado de la finca campesina, con el propósito de fortalecer los sistemas de producción y la autosuficiencia alimentaria de las familias caficultoras.

·        Fomentar sistemas de producción sostenibles.

·        Fortalecer el desarrollo de una caficultura que contribuya a: 1) reestablecer los sistemas tradicionales asociados a la producción de café; 2) la conservación de los recursos naturales, 3) la recuperación de la biodiversidad, 4) fomento de policultivos.

 

La estructura organizativa de la Asociación Nuevo Futuro la constituyen:

·        La Asamblea General de asociados conformada por el conjunto de familias integradas a la Asociación.

·        La Junta Central integrada por un representante de los grupos de productores de cada municipio. Esta Junta asume la administración y orientación de los procesos productivos y de comercialización en coordinación con el equipo de promotores.

·        Las Juntas Locales organizadas por representantes de las familias del grupo de productores de cada municipio. Estas Juntas permiten la coordinación de los trabajos en cada zona.

·        El Equipo de promotores.

·        Actualmente los grupos de productores se ubican en los municipio de Argelia, Balboa, La Vega, San Miguel, el Tambo, Sotará, Timbio y Santander de Quilichao.

 

Antecedentes

En el año de 1995-1996 se da comienzo a un trabajo cuya finalidad se centra en el desarrollo de iniciativas para la sustitución de cultivos ilícitos en el sur del Cauca, con el apoyo y acompañamiento de la GTZ en coordinación con la Federación de Cafeteros, en los municipios de Argelia, Balboa y La Vega con la participación en este municipio de Asprovega (organización local) en torno a la promoción para el establecimiento del cultivo de café orgánico, con proyección a la exportación; este proceso se inició aproximadamente con ochenta productores.

En su fase inicial la caficultura orgánica, en el marco institucional para esta zona, se constituye en una oferta frente a la sustitución del cultivo de coca y la crisis cafetera. Conjuntamente con la promoción de esta caficultura se desarrollan procesos de organización que dan vida a la Asociación Nuevo Futuro, haciendo énfasis en el cumplimiento de las normas para la producción orgánica y los requerimientos para la certificación. Los procesos organizativos de Nuevo Futuro son articulados al desarrollo de estrategias de capacitación sobre alternativas para el manejo ecológico de los cafetales, que incluye aspectos como la recuperación y conservación de suelos, la elaboración de abonos orgánicos, el manejo y regulación de sombrío, el mejoramiento de los sistemas de beneficio y el control de la calidad del café.

Para asumir el desarrollo de esta modalidad de producción, surge como uno de los problemas iniciales la demanda de altos volúmenes de abono orgánico por parte de los productores para dar cumplimiento a los planes de fertilización, situación que en sus inicios la asociación empieza a resolver otorgando créditos para la compra de insumos como la gallinaza, lo que igualmente hace depender al productor de un insumo externo. A partir de procesos de reflexión de los miembros de la asociación, se identifica la necesidad de integrar al manejo de ecológico del café, la implementación de especies animales que permitan obtener fuentes para la elaboración de los abonos orgánicos; es así como la explotación de cuyes se constituyen en uno de los renglones principales de la producción pecuaria, debido a los volúmenes de excretas que pueden ser obtenidos de esta explotación; también por ser una especie asociada a los sistemas de producción desarrollados en la zona y porque de igual modo se convertían en una oferta de alimento y de ingresos (el valor de un cuy espe­cíficamente en Argelia con el desarrollo de los ilícitos a adquirido valores hasta de $20.000 unidad).

Si bien la implementación de los proyectos pecuarios empieza a contribuir en la generación de fuentes para apoyar la fertilización orgánica del café, también ha generado situaciones de dependencia por la introducción de animales “mejorados” con altos requerimientos en el suministro de concentrados comerciales. Frente a esta situación, la organización se plantea introducir como un componente de manejo para la explotación pecuaria de cuyes, la siembra de especies vegetales que sirvan como fuente de alimento para los animales (bancos de forrajes) y el cruce con razas criollas.

El trabajo de la Asociación Nuevo Futuro en sus primeros años de constitución, se concentró en dos estrategias: la promoción e implementación de cultivos de café orgánico y las explotaciones a mediana escala de cuyes, así como el desarrollo de acciones de capacitación en alternativas de manejo ecológico; articulado a este proceso se han adecuado los sistemas de inspección interna, capacitando un grupo de productores que cumplan este papel y se han definido mecanismos de seguimiento y control, que garantizan el cumplimiento del conjunto de normas requeridas para la certificación externa.

Una vez certificado el primer grupo de productores se realizan acuerdos con la Cooperativa de caficul­tores del Cauca y Expocafé para coordinar la comer­cialización. La certificadora Biolatina asume el proceso de Inspección Externa.

Con el apoyo de la GTZ y la Fundación Swissaid, la Asociación Nuevo Futuro constituye un Fondo Rotatorio para apoyar en crédito, el establecimiento de los proyectos productivos y la comercialización del café orgánico. El fondo de Comercialización permite que los productores no vendan la cosecha a intermediarios y puedan mantenerla hasta el momento de la exportación.

Una vez certificado del primer grupo de productores, se inició en los municipios de Argelia, la Vega Alta y Baja, Balboa y Buenos Aires, la exportación de café orgánico a los mercados de Alemania-Estados Unidos y Japón. Los cultivadores empezaron a recibir el pago de 35 centavos de dólar de sobreprecio por el café orgánico vendido.

 

El desarrollo interno de la Asociación Nuevo Futuro puede describirse a partir de dos fases:

Una primera fase donde el Equipo de Apoyo constituido por la GTZ asume los procesos de capacitación en tecnologías ecológicas de manejo y beneficio del cultivo y la formación de un equipo de promotores que realiza actividades como: fortalecer el acompañamiento en campo, capacitación en aspectos organizativos, desarrollar los contactos necesarios para obtener clientes que a nivel internacional aseguren la compra del café orgánico, coordinar la comercialización, administrar los recursos otorgados para este proyecto por la GTZ y establece la estrategia de inspección externa con la contratación para esta actividad de la certificadora Biolatina.

Después de seis años de apoyo la GTZ da por terminado el convenio con la Federación de cafeteros para el desarrollo del proyecto de café orgánico y retira el Equipo responsable de este proceso; frente a esta situación la Asociación Nuevo Futuro presenta a la Fundación Swissaid un proyecto para dar continuidad a este trabajo. Las estrategias contempladas en el marco del proyecto presentado a la Fundación Swissaid, a diferencia de la fase anterior, hace énfasis en:

1.   Dar continuidad al proyecto de cafi­cultura orgánica e iniciar un proyecto de fomento a la diversificación de la finca campesina y recuperación de la biodiversidad.

2.   Modificar la ubicación de las actividades para que la concentración del trabajo no este únicamente en la zona sur y para que no tenga como objetivo central la erradicación de ilícitos, sino que se amplíe la cobertura y el proceso organizativo a otros municipios.

Esta segunda fase del proceso desarrollado por la Asociación Nuevo Futuro conlleva:

·        Al desarrollo de acciones para fortalecer el proceso interno organizativo.

·        La definición de programas.

·        La definición de la función que debe cumplir el fondo rotatorio y su articulación al desarrollo de los programas.

Este nuevo contexto amplía la visión y misión de la asociación, donde en adelante la propuesta de trabajo no estará centrada en cultivar, inspeccionar, cumplir las normas, comercializar café orgánico y entregar un sobreprecio, sino fomentar, de manera arti­culada a este proyecto, sistemas de producción más integrales, teniendo en cuenta las unidades de producción familiar y su finca como espacio para implementar tecnologías de manejo ecoló­gico al conjunto de la producción.

Se constituyen como programas a desarrollar por la asociación:

·        La diversificación de la finca campesina recuperando y conservando la biodiver­sidad.

·        El desarrollo de iniciativas de producción y capacitación con participación de las mujeres.

·        La ampliación de la cobertura del pro­yecto.

·        El establecimiento de alternativas de producción y manejo de explotaciones pecuarias.

·        El fomento al establecimiento de los huertos para la suplementación de la alimentación animal.

·        La producción de biogás.

·        El manejo y reutilización de aguas residuales.

·        La promoción de proyectos para garantizar la producción de alimentos.

·        La recuperación y uso de especies locales.

·        El fortalecimiento del proceso orga­nizativo y la capacitación para asumir proceso administrativos y de gestión.

Estas líneas de acción y/o estrategias que incorpora nuestra Asociación para el desarrollo del trabajo, han permitido que en la actualidad las familias que se integran se pregunten y/o visualicen la finca como sistema productivo, que no debe centrar su producción en el cultivo del café orgánico, aunque por éste se reciba un valor mayor con el pago del sobreprecio. En este sistema productivo las familias deben adoptar como principios de manejo de sus fincas la conservación e incremento de la biodiversidad, la recuperación y conservación de los suelos, más allá de garantizar el cumplimiento de las normas orgánicas de producción para poder lograr que el café sea certificado.

 

Comercialización del café orgánico

Venimos exportando a través de Expocafé dos contenedores de café orgánico a los mercados de Alemania, Japón y Estados Unidos; tenemos un cliente internacional para la compra del producto denominado El Puente y recibimos 35 centavos de dólar de sobreprecio por kilo de café. Sobreprecio que recibe la asociación y, a diferencia de otras experiencias en el departamento del Cauca (CO­SURCA) y a nivel nacional, entrega totalmente a la familia productora y de acuerdo al registro de kilos vendidos se realiza la liquidación del sobreprecio.

En promedio se está recibiendo $25.000 de sobreprecio por cada arroba de café, lo que significa que si en promedio el precio a nivel interno es $30.000 por arroba, el valor total es $55.000 por arroba.

El ingreso que reciben las familias por el sobreprecio se invierte en el mejoramiento de la finca a partir de trabajos de mejoramiento de la vivienda, ampliación de áreas cultivadas, diversificación de la producción agrícola, renovación de cafetales y mejoramiento de sistemas de beneficio.

 

Inspección y certificación

A partir de una visita de inspección externa realizada anualmente por la certificadora BIOLATINA, se verifica y garantiza el cumplimiento de las normas de producción ecológica a nivel de la unidad productiva y de la organización. Como parte del programa de control externo, los productores deben mantener la documentación sobre su Unidad Productiva; información que contiene datos generales sobre su predio, un mapa de la finca, un listado de los lotes registrados y definir las labores culturales que se realizarán a través de un plan de conversión anual. Esta visita de inspección externa se hace sobre el 25%-30% del total de los asociados.

En Nuevo Futuro disponemos de un sistema de control interno que nos permite revisar y evaluar anualmente el desarrollo de nuestros programas; evaluación que antecede a la visita de inspección externa y que es realizada por productores a través de visitas a cada una de las fincas.

El plan de conversión y la última medida convencional en la finca, determinan el tiempo de transición a la caficultura ecológica (periodo que contempla tres años). A partir del informe de inspección externa, el comité de certificación da su dictamen sobre la producción en transición y la producción ecológica. Este certificado tiene vigencia de un año.

 

______________________________________________________________

Informes: Ángela María Gómez -Equipo de apoyo de la Asociación Nuevo Futuro, Edison Patiño -Promotor, Tel (+2)8249602

Publicado en Julio 01 de 2004| Compartir
compartir en facebook compartir en facebook

Recomiende este contenido

Los campos marcados con (*) son obligatorios






Do not fill, please:

Grupo Semillas

Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 Bogotá Teléfono: (57)(1) 7035387 Telefax: (57) (1) 2855728 Bogotá, Colombia. semillas@semillas.org.co
Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización del Grupo Semillas
MAPA DEL SITIO | CONTACTENOS