Grafica a lusiva a  "Somos el río" campaña el río de la vida
CORPORACIÓN

GRUPO
SEMILLAS


COLOMBIA

Publicaciones

Revista Semillas

Gráfica alusiva a 59/60

Edición
59/60

Revista Semillas

Suscribase por $45.000 a la revista Semillas y reciba cuatro números, dos por año

Equipo Editorial

Comité coordinador
Germán A. Velez
Yamile Salinas Abdalá
Mauricio García
Rafael Colmenares
Fernando Castrillón
Director:
Germán A. Velez
Editora:
Viviana Sánchez
Ilustración portada:
Viviana Sánchez
Publicación auspiciada por Swissaid

Experiencias locales

"Somos el río" campaña el río de la vida

Movimiento colombiano en defensa de los territorios y afectados por represas. Movimiento Ríos Vivos, Colombia, Octubre 13 de 2015, Este artículo ha sido consultado 329 veces

“Los trabajos de recuperación de que ha empezado a hablar el Gobierno desde que un grupo de periodistas concentrados pusieron de moda el problema, es una farsa distracción. La rehabilitación del Magdalena sólo será posible con el esfuerzo continuado e intenso de por lo menos cuatro generaciones conscientes: un siglo entero. Se habla con demasiada facilidad de la reforestación. Esto significa, en realidad, la siembra técnica de 59.110 millones de árboles en las riberas del Magdalena. Lo repito con todas sus letras: cincuenta y nueve mil ciento diez millones de árboles. Pero el problema mayor no es sembrarlos, sino dónde sembrarlos. Pues la casi totalidad de la tierra útil de las riberas es propiedad privada, y la reforestación completa tendría que ocupar el 90% de ellas. Valdría la pena preguntar cuáles serían los propietarios que tendrían la amabilidad de ceder el 90% de sus tierras sólo para sembrar árboles y renunciar en consecuencia al 90% de sus ingresos actuales”.

Gabriel García Márquez.

El pasado 14 de marzo, día de acción internacional contra las represas y por los ríos, el agua y la vida, y en el marco de la V Jornada Nacional en Defensa de los Territorios que convoca el Movimiento Ríos Vivos, inició la campaña y travesía por el río Magdalena “El Río de la Vida”. El ritual de iniciación a cargo de los indígenas Nasa tuvo lugar en el municipio de San Agustín, departamento del Huila (Colombia), donde se hicieron presentes cientos de personas de la localidad y organizaciones como Asoquimbo, el Movimiento Ríos Vivos, el Movimiento Regional por la Defensa de los Territorios y la Vida, Censat Agua Viva – Amigos de la Tierra Colombia, Haca Yu Macu, Planeta Paz, el Movimiento Ecosocialista de Colombia, Fundación Alma y decenas de organizaciones de pescadores y pobladores locales.

La Movilización recorrerá el río desde su nacimiento en el Macizo Colombiano hasta su desembocadura en Bocas de Ceniza, en el Caribe colombiano; busca articular ambientalistas, campesinos, indígenas, afrodescendientes, trabajadores, estudiantes, intelectuales, redes de emisoras comunitarias, organizaciones de trabajadores y de docentes, en torno a la defensa del río magdalena y sus afluentes, sus culturas y economías tradicionales.

Con la campaña también se busca hacer visible las problemáticas del río y expresar el rechazo a la privatización del principal río del país, impulsada por el gobierno de Juan Manuel Santos a través del Plan Maestro de Aprovechamiento del Río Magdalena, elaborado por Hidrochina Corporation, Power China y Cormagdalena, para el beneficio de las corporaciones transnacionales al tiempo que se agudizarán los conflictos socio ambientales asociados a los desplazamientos forzados, aumentos de costos de vida, afectación irreversible de ecosistemas de río y manglares, contaminación de aguas, cercenamiento o desaparición de fauna y flora, obstrucción de caudales por más de once represas que se proyectan para el macizo entre otros.

La movilización por el Río de la Vida, es la expresión organizada de los procesos de defensa del territorio y resistencia al extractivismo y los megaproyectos minero energéticos que buscan la soberanía y autonomía hídrica, energética y alimentaria de los pueblos, el derecho a vivir y decidir libremente en nuestros territorios y la construcción de propuesta de buen vivir.

 

El Plan Maestro de Aprovechamiento del río Magdalena

El 29 de abril de 2014 se oficializó la entrega del proyecto “Formulación Plan Maestro de Aprovechamiento del río Magdalena” un convenio de cooperación entre Colombia -CORMAGDALENA, la Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional (APC Colombia) y la República Popular China, e Hydrochina Corporation, el cual permitirá,

“el aprovechamiento de áreas de conservación y recreación aguas arriba del municipio de Isnos (Huila), proyectos de navegación, centrales de generación hidroeléctricas, pesca, reforestación para la zona alta y media de la cuenca del río. Y para la parte baja, Hydrochina recomienda navegación, navegabilidad control de inundaciones, recreación, pesca y reforestación.” (Portafolio, Junio 3 de 2014).

La estrategia del Plan gira en torno a la cuenca del río Magdalena y sus afluentes para el transporte fluvial de mercancías y la generación de energía para exportación con el fin de satisfacer las demandas de los países industrializados, en el marco de los tratados de libre comercio. El gobierno ha sustentado que requiere la recuperación del río Magdalena para la navegación de barcos de gran calado y la producción de energía, como “uno de los pilares estratégicos para la competitividad de la Nación, debido a los bajos costos y el desarrollo de infraestructura para el estímulo a la inversión privada”.

El río Magdalena es considerado la cuenca más desarrollada del país, sólo entre 2004 y 2013 se han otorgado 16 concesiones para su desarrollo. Ya en agosto del 2013, el gobierno emitió el documento Conpes 3758 denominado “Plan para establecer la navegabilidad del río Magdalena”, buscando avanzar en este proyecto, y en el actual plan de desarrollo es considerado uno de los planes centrales para promover la infraestructura del país.

De esta manera, bajo la modalidad de Asociación Pública Privada se encargó al grupo Navelena, integrado por la brasileña Odebrecht y la colombiana Valores y Contratos (Valorcon) para las obras de dragado y encauzamiento del río entre Puerto Salgar y Barranquilla. El contrato es por 13 años y medio, tiempo durante el cual el gobierno nacional recibirá alrededor de 2 billones de pesos. Después de iniciado el dragado, el contratista tiene la obligación de cumplir con un ancho de canal, profundidad y radio de curvatura que permitan que, desde Barrancabermeja hasta Barranquilla, se puedan movilizar convoyes de 7.200 toneladas; desde Puerto Berrío hasta Barrancabermeja de 6.000 toneladas y de Puerto Salgar a Puerto Berrío de 800 toneladas cada uno.

Con esos indicadores se espera que en el primer año ya estén las condiciones para que haya un transporte fluido de carga en los 652 km desde Barrancabermeja hasta Barranquilla. La meta es pasar de 1,2 millones en el 2014, hasta 6 millones de toneladas anuales principalmente carbón, petróleo y aceite de palma destinados a la exportación.

El segundo gran objetivo del Plan Maestro es convertir al Magdalena en un gran generador de energía. A los 540 MW de la represa de Betania más los 400 MW previstos para El Quimbo se sumarían inicialmente 1.200 MW adicionales que el plan formula a corto plazo en el 2020 con la construcción inmediata de 4 represas más: Oporapa (220MW), Guarapo (140MW), Manso (140) en el Huila y la represa Nariño(200MW) en el Departamento de Cundinamarca.

Según el estudio preliminar, el plan y el diseño de los proyectos hidroeléctricos anteriormente mencionados, “cuentan con buenas condiciones para la construcción, baja inundación del depósito, pocos impactos adversos sobre el medio ambiente, relativamente buenos indicadores económicos, a escala adecuada y buena propiedad de la regulación del depósito”.

Agrega que “el plan de la energía hidroeléctrica del río Magdalena debe realizarse lo más pronto posible, aún más, establecer los factores de control, tales como la inundación del depósito, el medio ambiente ecológico sensible y las principales cuestiones geológicas y así sucesivamente determinar el esquema de desarrollo en cascada”.

El esquema de desarrollo en Cascada contempla integrar los proyectos hidroeléctricos ya existentes en el río y en construcción con los nuevos proyectos en los Departamentos del Huila, Tolima, Cundinamarca y Caldas, estas sería: Guarapas (en Pitalito), Chillurco (en Pitalito), Oporapa (en Oporapa), Pericongo (en Timaná), El Quimbo (en construcción en Zona Centro del Huila), Betania (construida en Yaguará), El Manso (en Neiva), Veraguas (en Aipe), Bateas (en Villavieja), Basilias (en Natagaima), Carrasposo, Nariño (en Girardot), Lame (en purificación, Ambalema (en Ambalema).

La concesión del río Magdalena hace parte de la política de Integración Infraestructural Regional Suramericana – IIRSA, hoy conocido como Cosiplan y de articulación del sistema fluvial con el ferrocarril del Pacífico en el marco de los convenios establecidos por el Gobierno de Santos con los países Asiáticos, especialmente China, sustentados en la política de "confianza inversionista" y de los Tratados de Libre Comercio, que garantiza a las transnacionales profundizar el modelo extractivista de nuestros bienes naturales, es decir, la mercantilización absoluta de la naturaleza, para la mayor acumulación de capital.

Es decir, el proyecto no está pensado para mejorar las condiciones ambientales del río, del cual dependen para el consumo de agua y actividades económicas la mayor parte de los municipios de sus riberas, sino que busca garantizar el bajo costo de transporte para los carbones y los hidrocarburos del interior del país, lo que se constituye en una grave amenaza para el consumo de agua potable, la seguridad alimentaria y los proyectos de vida de las comunidades que habitan y construyen la cuenca y sus afluentes. El Plan Maestro de Aprovechamiento del Río Magdalena será el despojo de nuestro corazón: el gran río Yuma.

 

La Campaña ‘el río de la Vida’

kingcollege“El río es sólo una de las manifestaciones del agua. Proteger el agua aquí, defender el agua aquí, es defender totalmente el ecosistema de todo el territorio y en esa medida del mundo, aquí estamos en un lugar especialmente privilegiado y tal vez el lugar desde el que habría que articular en este mundo y para este mundo el discurso del agua, por eso me parece tan importante todo esto, porque no puede ser percibido simplemente como la lucha local de unos ribereños o como la lucha local de unos nacionales por defenderse de unas fuerzas que avasallan un territorio y que quieren apoderarse de él, sino que es la lucha de la humanidad por salvar la esencia de su futuro es la lucha por salvar este planeta de un colapso anunciado y casi inminente”.

William Ospina

La Coordinación Nacional del Movimiento Ríos Vivos en reunión a inicios de año consensuó el impulso de una Campaña en defensa del río Magdalena, el Cauca y Sogamoso siendo sus principales afluentes, luego de que Asoquimbo durante muchos meses antes viniera denunciando las graves implicaciones que podría tener el Plan Maestro de Aprovechamiento del Río Magdalena. La defensa de los ríos es una de las principales banderas del movimiento, de ahí la razón de emprender una campaña en la defensa del río Magdalena, que además hace parte central de la historia del país, y es la columna vertebral del país.

El propósito de la campaña es hacer visible ante el país, la importancia ambiental, social, cultural y económica del río Magdalena para cientos de poblados y comunidades ribereñas, que se verían seriamente afectadas por los procesos de privatización que contempla el Plan Maestro. Así la campaña busca hacer visible las problemáticas que atraviesa el río y sus comunidades, y denunciar y expresar el rechazo a la privatización del principal río del país y los planes de muerte que se ciernen sobre él.

De esta manera, se propuso realizar una travesía por el río Magdalena desde la parte alta de la cuenca hasta su desembocadura. La movilización social se pensó para ser realizada en tramos, buscando la vinculación de diversas organizaciones sociales locales, regionales y nacionales.

Un primer tramo fue realizado entre los días 14 al 29 de marzo entre los departamentos del Huila, Tolima y Caldas, con programaciones especiales que incluyeron foros, paneles, conferencias, recorrido en canoas, movilizaciones, rituales, recolección de información en lugares como San Agustín, Pitalito, La Jagua Garzón, Hobo, Neiva, Aipe, Puente Golondrina, Ambalema, Honda y Dorada. En esta primera parte de la jornada participó el destacado escritor William Ospina, que de manera sencilla departió con pobladores de San Agustín, La Jagua y Pitalito.

Recorrer las riberas con los pescadores y habitantes tradicionales es la posibilidad de comprender aún más su papel como custodios del gran río Yuma; su conocimiento sobre todo el sistema hídrico que envuelve al magdalena es admirable. Ellos tienen claro que es necesario defender un control territorial comunitario, es decir, un control por parte de quienes habitan este inmenso territorio en más armonía naturaleza y para el beneficio de sus comunidades. Por ello se preguntan, qué tipo de navegabilidad es la que se está proponiendo: una navegabilidad global para el libre comercio o una navegabilidad para la vida, para la humanidad.

Un próximo tramo retomará el 22 de agosto en La Dorada y terminará el 30 del mismo mes en Gamarra, el último tramo contemplará un recorrido en la parte baja de la cuenca del río Magdalena hasta llegar a Bocas de Ceniza.

Con la Campaña se espera que el país se sensibilice y se una a defender nuestro río Magdalena, el gran Yuma.

 

Reflexión final

En el recorrido entre San Agustín y la Dorada fue posible ver dos caras, la de los megaproyectos: por el proyecto hidroeléctrico El Quimbo de la trasnacional Emgesa, por los proyectos petroleros y micro-centrales, por la expansión de la agroindustria y el latifundio sobre las ciénagas destruyendo así el ciclo de reproducción de los peces. No hay que olvidar que las ciénagas son los lugares en donde duermen y se alimentan los peces mientras se crían para luego subir por todo el Magdalena y reproducirse. También se vio el rostro de los resistentes, de los que luchan contra El Quimbo, los que defienden las ciénagas, los que se niegan a entregar su territorio a las transnacionales o a los terratenientes. Allí está la esperanza.

 

¡Ni socialización del plan maestro, ni privatización del río magdalena!

¡Nosotros somos el río, nosotros decidimos con el río!

¡Ríos para la vida, no para la muerte!

www.defensaterritorios.wordpress.com

Publicado en Octubre 13 de 2015| Compartir
compartir en facebook compartir en facebook

Recomiende este contenido

Los campos marcados con (*) son obligatorios






Do not fill, please:

Grupo Semillas

Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 Bogotá Teléfono: 2855144 Telefax: 2855728 Bogotá, Colombia. semillas@semillas.org.co
Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización del Grupo Semillas
MAPA DEL SITIO | CONTACTENOS