Grafica a lusiva a  La Minga Nacional camino de unidad y resistencia en Colombia
CORPORACIÓN

GRUPO
SEMILLAS


COLOMBIA

Publicaciones

Revista Semillas

Gráfica alusiva a 63/64

Edición
63/64

Revista Semillas

Suscribase por $45.000 a la revista Semillas y reciba cuatro números, dos por año

Equipo Editorial

Comité coordinador
Germán A. Vélez
Mauricio García
Yamile Salinas Abdalá
Rafael Colmenares
Dora Lucy Arias
Fernando Castrillón
Gladys Moreno.
Director:
Germán A. Velez
Editora:
Viviana Sánchez
Fotografías:
Viviana Sánchez
archivo Grupo Semillas
web.
Ilustración portada:
Viviana Sánchez
Publicación auspiciada por Swissaid

Contexto

La Minga Nacional camino de unidad y resistencia en Colombia

Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC , Colombia, Julio 01 de 2016, Este artículo ha sido consultado 303 veces

Siendo la historia de Colombia testigo de la incansable lucha de los pueblos por la emancipación de sus generaciones, han sido varios los episodios en la memoria de nuestro país que podríamos mencionar y que hacen referencia a hombres, mujeres, niños, ancianos, seres oprimidos y esclavizados que hastiados de la injusticia y toda clase de violaciones a los derechos y a la autonomía de sus comunidades, se han levantado en resistencia por la defensa legitima de la vida y la garantía de pervivencia en sus territorios.

A la memoria de nuestros hermanos caídos en el sendero de la resistencia y todo nuestro reconocimiento

A la Vida de los tres guardias asesinados: Willington Quibarecama Nequirucama, Gersaín Cerón y

 Marco Aurelio Díaz; ¡y cientos de miles de mingueros y mingueras que resisten en sus territorios!

“Este es un mensaje de convocatoria que tiene raíces en nuestra voz y nuestra memoria colectiva, para defender la vida, la justicia, la alegría, la autonomía y la libertad”  Agosto 26 de 2004, ONIC

Sin adentrarnos demasiado en las particularidades históricas de las violencias sufridas por los pueblos de Colombia, podemos realizar un paneo desde el año 2004 sobre el escenario que anunció los primeros avistamientos de la Minga de Resistencia Social, principalmente en el departamento del Cauca, donde los pueblos originarios por medio de sus autoridades y la conformación de la Guardia Indígena empezaron a tejer juntos lo que sería la consolidación del movimiento nacional de la Minga[1] durante cuatro años de duro trabajo hasta 2008; la Minga le hizo frente a las políticas de exterminio y despojo del gobierno nacional, lideradas por el expresidente Álvaro Uribe Vélez; aquella fue una época en la que dichas políticas coincidieron dramáticamente con el aumento del poder y control de los grupos Paramilitares, especialmente en el norte, occidente y centro del país.

Para el año 2012, se reactiva el malestar social en diversos sectores, principalmente los estudiantes y el sector agrario campesino y afrodescendiente, dando muestras del alto nivel de inconformidad de las comunidades rurales de esa Colombia profunda enajenada y abandonada a su suerte por el estado. De los hechos más relevantes que sumaron al camino de la indignación se destacan el paro campesino, que aunque no tuvo mayor preparación que la coincidencia del cansancio de las comunidades y la desesperación por las condiciones de vida en el sector rural, pequeños cultivadores hasta los gremios paperos, lecheros, arroceros coincidieron a su vez con otros sectores sociales como el de la educación, la salud, sindicatos, organizaciones de derechos humanos y otros que sintieron desde sus propias reivindicaciones las nefastas consecuencias de las políticas públicas impuestas en los últimos cientos de años.

Este sentir y movida de indignación fue incrementándose y se extendió en el tiempo y en los territorios ancestrales al año 2013, cuando tuvo lugar la Minga Social y Comunitaria liderada por el movimiento nacional indígena de Colombia en cabeza de la ONIC[2] quienes convocaron a sus comunidades y pueblos ancestrales[3] en todos los rincones del país, avivando el camino para lo que sería a finales de este año la 1° asamblea de encuentro y reparación al I Congreso Nacional que tendría lugar en el mes de marzo del 2014 el primer fruto de unidad: La Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular donde las luchas y propósitos comunes de pueblos campesinos, afros, indígenas y sectores populares tejimos juntos un pliego de ocho puntos estructurales refrendados públicamente en la Plaza de Bolívar de Bogotá con cerca de 40.000 líderes y lideresas del todo el país, preámbulo a lo que sería el 8 de mayo la firma del decreto 870 de 201[4] por el cual se regula el espacio de interlocución y participación de la Cumbre Agraria y el pliego que la representa con el gobierno nacional. 

Pasados dos años de la conformación y arduo trabajo en el fortalecimiento de la confianza en términos políticos, operativos, organizativos de la Cumbre Agraria, se dio como un hecho histórico nunca antes visto en Colombia, la fuerza de la unidad en la movilización de los sectores campesinos, indígenas, afrodescendientes y populares en todo el territorio nacional; logrando marcar nuevas rutas y escenarios para el movimiento social y político del país; generando así, las condiciones para  re-instalar la  mesa única de negociación con gobierno nacional quien dispuesto a escuchar y comprometerse al cumplimiento de los acuerdos pactados, atendió el llamado de cientos de comunidades representadas en la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular.

Más de quince días de movilización, asambleas permanentes, marchas y plantones en las  principales ciudades y campos de 27 departamentos del país. Con una participación aproximada de 80.000 personas de las cuales cerca de 40.000 fueron comuneros y comuneras indígenas, 25.000 campesinos y cerca de 15.000 personas entre afros y comunidades populares, estas especialmente en las principales ciudades; fue la fuerza de la unidad en esta movilización social de 2016, la cual da cuenta de la ardua jornada de resistencia por la justa reivindicación de los derechos sociales, políticos, económicos, culturales de nuestros pueblos. Durante la negociación de esta Minga Nacional, la discusión giró alrededor del Pliego Único de la Cumbe Agraria, teniendo como primeros avances seis bloques temáticos: Garantías; paz, participación y derechos humanos; tierras, territorios colectivos y ordenamiento territorial; acuerdos incumplidos; minero energético; relación campo ciudad y uno adicional vinculado al mecanismo de verificación de cumplimiento que será propuesto por Naciones Unidas y la Defensoría del Pueblo; así como con un instrumento técnico elaborado por PNUD, con un sistema de indicadores claro que dé cuenta de los avances o incumplimiento de las partes.

Este periodo de movilización y minga nacional ha sido fundamental para el despertar de la consciencia colectiva con respecto a las realidades que viven nuestras comunidades, escuchar sus propuestas y empezar a entender y apropiar el sentir de  la movilización social, como un camino legítimo para ser tenidos en cuenta en la construcción de un país justo y posible para el pueblo Colombiano. Sin embargo, ese despertar social no ha sido bien recibido por algunos actores políticos, actores armados legales e ilegales, sectores de la industria y la mega industria que dicen verse afectados y que han accionado todos los mecanismos posibles entre sí, para dividir, deslegitimar e intimidar la protesta y movilización social en Colombia.

Predominan entre otras acciones, la desinformación y manipulación por gran parte de los medios de comunicación masivo, y el mecanismo de control impuesto por la fuerza pública con el Esmad[5] Escuadrón Móvil Antidisturbios que a la fecha deja cientos de víctimas, desplazados, amenazados y asesinados con cifras muy graves de violación a los Derechos Humanos –DH y el Derecho Internacional Humanitario – DDHH como lo afirma Ángel Molano, de la campaña contra la brutalidad policial: “Hace 11 años se consolidó el Esmad y desde su creación han violado de manera sistemática los derechos humanos de la población civil; han excedido el uso de la fuerza, algunos hechos sistematizados desde el año 2013 y 2014 sólo en Cundinamarca se conocían cerca de 960 casos, entre asesinatos, agresiones con graves consecuencias, detenciones arbitrarias, tratos crueles e inhumanos y recrudecimiento de la criminalización del legítimo derecho a la protesta social. Reconocemos también la existencia de más de 570 casos de agresiones en contra de las organizaciones sociales a octubre de 2015[6]”.

Una prueba contundente son las víctimas que deja el accionar de la fuerza pública en la reciente Minga Nacional de mayo – junio, donde la movilización y protesta social recibió tratamiento de guerra x parte del gobierno colombiano y dejo para los pueblos indígenas 212 personas afectadas[7]

Estas preocupantes cifras, sin contar las víctimas de los procesos campesinos, afros, populares y urbanos que hicieron parte de la Minga, son un llamado urgente a todos los sectores sociales y los responsables del gobierno nacional a tomar medidas claras y efectivas frente al uso desmedido de la autoridad y la fuerza policial y el rol que deben jugar las fuerzas militares en el nuevo escenario de construcción de paz y fin del conflicto armado con las FARC en Colombia. Es inadmisible que en este momento político que vive el país, la existencia de una fuerza oficial de guerra para la paz, urge el desmonte inmediato del Esmad y una nueva política de seguridad que responda a la construcción de un futuro sin miedo, en armonía y con justicia social para todos y todas.

Ya son casi tres años de la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular en Colombia donde el concepto de Minga[8] ha sido el común denominador para la construcción de nuevos escenarios de articulación y cohesión social que hoy por hoy como un actor político de gran alcance y representatividad le apostamos a los cambios estructurales que necesita el país; vienen importantes retos para el gobierno nacional; el de mantener su voluntad y disposición política para el cumplimiento y seguimiento a los acuerdos firmados; así como para la Cumbre Agraria, nuestras comunidades movilizadas y el pueblo colombiano en general de fortalecer la unidad de pensamiento y acción frente a la construcción de nuevos escenarios, partiendo de nuestros saberes propios y diferencias frente a la protección del territorio y la vida, las semillas libres para la soberanía alimentaria, la reforma agraria y tributaria, la participación activa y vinculante en el nuevo escenario de construcción de paz, donde el cese al fuego, el perdón, la reconciliación y las garantías de no repetición deberán ser una realidad para afianzar la justicia social y el buen vivir.

La Minga Nacional Agraria está en asamblea permanente; dando continuidad a la negociación de los puntos pendientes y en alerta ante posibles incumplimientos de los acuerdos. Salimos de esta jornada en unidad y fortalecidos y a tejer senderos de esperanza y acción entre nuestras comunidades campesinas, indígenas, afros  y populares; así como con otros sectores para liderar de manera conjunta el cambio de la política agraria y social en Colombia, en este momento histórico que atraviesa la humanidad, donde la crisis social, ambiental, económica, política, cultural de nuestros pueblos no puede ser asumida a través de la guerra, que solo deja dolor y muerte; es hora de ponernos de acuerdo a través del diálogo y la participación decidida, seria, concertada, responsable y  respetuosa para construir juntos y juntas el presente y futuro de la humanidad.

La Minga Nacional continúa y es responsabilidad de todas y todos hacer parte activa, fortalecerla y proyectarla como un escenario de unidad y propósitos comunes por la vida, el futuro de nuestros pueblos y nuestra Madre Tierra. 

¿Usted ya hace parte?

 


[1] a. Reunión solidaria de amigos y vecinos para hacer algún trabajo en común, luego del cual comparten una generosa comida pagada por los beneficiados. https://www.google.com.co/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=significado%20minga b. Minga viene del quechua (mink'a) que era como ciertas comunidades andinas le llamaban al trabajo agrícola colectivo a beneficio general de la tribu. Según el diccionario quechua-español del gobierno cuco, minga es: (sustantivo) Compromiso, contrato o convenio para un trabajo comunitario   http://etimologias.dechile.net/?minga

[2] Organización Nacional Indígena de Colombia www.onic.org.co

[3] Los pueblos ancestrales en Colombia se han censado dando como resultado 87 pueblos, esto contrastado con cifras presentadas por las organizaciones que representan a estas comunidades, (ONIC) quienes afirman que existen 102 pueblos indígenas en Colombia, 18 de ellos en peligro de extinguirse.  La población indígena total en Colombia se calcula en 1.378.884 personas (DANE, Censo General 2005), de ellas 933.800 se asientan en los 710 resguardos existentes. Aproximadamente 70,000 de los desplazados internos registrados en Colombia son indígenas. El desplazamiento entre estas comunidades se ha incrementado en los últimos cinco años y creció más que el del resto de la población entre 2006 y 2008. De acuerdo con las cifras oficiales, entre el 2004 y el 2008 se desplazaron 48.318 personas pertenecientes a pueblos indígenas (aproximadamente el 70% del total de desplazamiento indígena registrado). La Organización Nacional de Indígenas de Colombia (ONIC) calcula que las cifras pueden ser mayores teniendo en cuenta que muchos indígenas no tienen acceso al registro, debido a la lejanía de sus tierras o porque no hablan español o no conocen el sistema nacional de registro. http://www.acnur.org/t3/pueblos-indigenas/pueblos-indigenas-en-colombia/

[4]http://wsp.presidencia.gov.co/Normativa/Decretos/2014/Documents/MAYO/08/DECRETO%20870%20DEL%2008%20DE%20MAYO%20DE%202014.pdf

[5] Apoya al Departamento de Policía Meta en la prevención y control de multitudes, con personal altamente capacitado en manejo y conciliación de masas, en la protección de los Derechos Fundamentales, con el fin de restablecer el orden, la seguridad y la tranquilidad de los habitantes de la Región. http://www.policia.gov.co/portal/page/portal/UNIDADES_POLICIALES/Comandos_deptos_policia/comando_depto_meta/especialidades/Esmad

[6] http://www.movimientodevictimas.org/?q=content/se-realiz%C3%B3-jornada-art%C3%ADstica-en-rechazo-la-brutalidad-policial-y-por-el-desmonte-del-esmad

[7] Informe Vulneraciones a los DDHH e infracciones al DIH por Pueblo Indígena y departamento. Minga Nacional 2016 Consejería de los Pueblo Indígenas, DHH, DIH y Paz. –ONIC- Investigador Velázquez Oliver. Bogotá. 2016. PP.4

[8] Reunión solidaria de amigos y vecinos para hacer algún trabajo en común, luego del cual comparten una generosa comida pagada por los beneficiados. https://www.google.com.co/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=significado%20minga b. Minga viene del quechua (mink'a) que era como ciertas comunidades andinas le llamaban al trabajo agrícola colectivo a beneficio general de la tribu. Según el diccionario quechua-español del gobierno cuco, minga es: (sustantivo) Compromiso, contrato o convenio para un trabajo comunitario http://etimologias.dechile.net/?minga

Publicado en Julio 01 de 2016| Compartir
compartir en facebook compartir en facebook

Recomiende este contenido

Los campos marcados con (*) son obligatorios






Do not fill, please:

Grupo Semillas

Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 Bogotá Teléfono: (57)(1) 7035387 Telefax: (57) (1) 2855728 Bogotá, Colombia. semillas@semillas.org.co
Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización del Grupo Semillas
MAPA DEL SITIO | CONTACTENOS