Grafica a lusiva a  Entrevista a Álvaro Manzano
CORPORACIÓN

GRUPO
SEMILLAS


COLOMBIA

Publicaciones

Revista Semillas

Gráfica alusiva a 44/45

Edición
44/45

Revista Semillas

Suscribase por $45.000 a la revista Semillas y reciba cuatro números, dos por año

Equipo Editorial

Comité coordinador
Germán A. Vélez
Hans Peter Wiederkehr
Yamile Salinas
Mauricio García
Rafael Colmenares
Fernando Castrillón
Paola Vernot
Director:
Germán Alonso Vélez
Editora:
Paola Vernot
Fotografías:
Simone Bruno
José Luis Jaimes Elkin Pertuz
Mario Pérez
June Marie Mow
Adaníes Quintero
ACVC
Grupo Semillas
Agencia Prensa Rural
Roberto Rodríguez
Plataforma Sur
Fundación Marcoripaz
Chocaguán
Juan Manuel Peña – Colectivo Jenzerá
Ilustración portada:
Simone Bruno
Publicación auspiciada por Swissaid

Experiencias Locales

Entrevista a Álvaro Manzano

Agosto 10 de 2011, Este artículo ha sido consultado 155 veces

Mi nombre es Álvaro Manzano García; soy vicepresidente de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra. Estamos ubicados en el Valle del Magdalena Medio. La Zona de Reserva Campesina está enmarcada entre los municipios de Remedios y Yondó, en el departamento de Antioquia; y Cantagallo y San Pablo, en el sur de Bolívar; también cogemos una esquinita del departamento de Santander, por la parte de la ciénaga del Opón. Esa es la delimitación de la zona de Reserva Campesina nuestra, del Valle del Río Cimitarra. Tenemos aproximadamente 22.105 habitantes. En el mes de noviembre del año pasado nos fue otorgado el Premio Nacional de Paz, a la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra, ACVC, un reconocimiento muy importante a nuestra labor. El 16 de febrero de 2011, se hizo la gran asamblea en la aldea comunitaria de Puerto Matilde, donde estuvo el Ministro de Agricultura y firmó el levantamiento de la suspensión a la Zona de Reserva Campesina, que ahora denominamos Zona de Reserva Campesina Territorio, Tierra y Paz para el Magdalena Medio.

Revista Semillas (RS): ¿Qué cambió con esta reactivación para ustedes, en concreto?

Para nosotros como organización, la Zona de Reserva Campesina ha existido durante los diez o doce años que tenemos de estar trabajando en ella. Desde el escenario político, la hemos mantenido en vigencia; hemos estado adelantando los proyectos del Plan de Desarrollo, con recursos internacionales.

Después de levantada la suspensión, el primer cambio es que jurídicamente ya somos reconocidos como Zona de Reserva Campesina por el Gobierno nacional, en este caso por el Incoder y el Ministerio de Agricultura. Lo segundo: nos genera un gran trabajo dentro de la organización y comunidades campesinas, porque hay que empezar, primero, a hacerle revisión al Plan de Desarrollo que ya cumplió diez años y hay que actualizarlo para ver hasta dónde hemos avanzado; y dos, es el compromiso que adquiere el Gobierno nacional con nosotros desde lo local, desde lo departamental y desde lo nacional, partiendo específicamente de tres Ministerios que creemos deben estar muy cerca a la Zona de Reserva Campesina, como son el Ministerio de Agricultura, en el desarrollo del fomento agrícola, donde decimos que hay que tener muy en cuenta la desigualdad social de la población campesina. Dos, el Ministerio de Ambiente, porque creemos que una Zona de Reserva Campesina se caracteriza por adelantar un gran proyecto en conservación del medio ambiente; y en este caso específicamente, donde hay un gran debate mundial por el calentamiento global, creemos que hay que hacer unos trabajos importantes y unos buenos convenios; y tres, el Ministerio de Minas y Energía, ya que nuestro territorio tiene grandes riquezas mineras, las cuales se ven amenazadas por la gran industria. Lo que decimos nosotros es que tenemos que entrar a revisar con el Gobierno el Código Minero, para hacer un gran acuerdo sobre cómo va a ser la explotación de la minería en nuestro territorio, sin que perjudique el medio ambiente, sin que genere violencia ni desplazamiento, y que lo que allí produzca como utilidades o lo que se llama arriendo, se reinvierta para que no se acabe la región. Esos tres Ministerios para nosotros son indiscutibles en el marco de la Zona de Reserva Campesina.
 

 

RS: Para muchos campesinos las Zonas de Reserva Campesina son una alternativa de acceso a la tierra, pero para otros no es suficiente, y consideran que haber una reforma agraria integral. ¿Cuál es la posición de la ACVC al respecto?

Lógico, uno de nuestros objetivos es combatir la desigualdad social; por eso nosotros creemos que una reforma agraria integral debe garantizar a todos los campesinos el acceso a un pedacito de tierra, pero debe garantizar, además, unos mecanismos de mantenimiento, productividad y comercialización, donde se reduzca totalmente el desempleo, y donde se empiece a fomentar la agricultura de pancoger, se mantenga una soberanía alimentaria para el campesino y sus alrededores, y se dé un asentamiento estable al campesino en su territorio; pero aparte de eso, también hay que desarrollar en estos territorios, y en el país en general, un gran proyecto de defensa integral de los derechos humanos.
 

 

RS: ¿Qué proyectos productivos tienen en la Reserva?

Actualmente tenemos proyectos productivos como cría de búfalos; contamos con más de 500 animales, repartidos entre los campesinos, en compañías de a diez hembras y un macho, para que éstos sean semilla en ganadería a pequeña escala. Estamos con un proyecto de ganado de doble propósito; a las familias campesinas más pobres se les da catorce hembras y un macho, para que empiece a ser la semilla. También tenemos trilladora y cultivos de arroz, como para ir resolviendo la problemática de alimentación en la región, y para que el campesino en comités o convites, que llamamos, empiece a producir arroz.

Contamos con trapiches paneleros en la región, para fomentar la producción de panela y miel en nuestro territorio para el consumo interno. Tenemos, además, el proyecto de especies menores, que es necesario implementar para que el campesino empiece a producir desde su espacio la piscicultura y la avicultura, con miras a las especies nativas, que debido a los químicos y los cambios climáticos, están en vías de extinción.

Tenemos, de otro lado, proyectos de vivienda digna, porque el campesino vive en unas casitas pésimas; pero también creemos importante los proyectos de educación, ya que el campesino tiene muy poco acceso a la educación; la mayoría, casi que el 80% somos analfabetos. Creemos que la juventud debe tener unos espacios de formación y educación, con miras a no perder su visión como campesino, porque hemos cometido o cometemos un error, y es que los hijos nuestros que salen a estudiar a la ciudad no regresan al campo. Por último, tenemos pequeños proyectos de salud, como es un convenio con Operación Milagro; llevamos pacientes campesinos a Venezuela, a operarlos de cataratas y terigio. Hemos llevado aproximadamente 240 pacientes, ya que en Colombia es muy difícil, puesto que a nosotros la Ley 100 nos favorece muy poquito. Tenemos una propuesta de empezar a preparar promotores internos en nuestras regiones, para que aprendan a adelantar este trabajo, pero también creemos que el Ministerio de Salud y el de Educación deben juntarse con nosotros y, en el marco de la Zona de Reserva Campesina, adelantar un gran trabajo.
 

 

RS: ¿Están cultivando con agricultura limpia?

Estamos sembrando semillas nativas de la región y también intercambiamos semillas con otras regiones, pero siempre y cuando sean nativas. Nosotros le decimos “No” a los transgénicos, y eso, claro, nos genera alguna serie de dificultades, porque el hecho de no aceptar la Ley de Semillas, de no aceptar los agrotóxicos (que es un negocio de la gran industria), eso le genera a uno un poco de inconformidades; pero nosotros pensamos que estamos en un país donde podemos decidir y decidimos que lo de nosotros es lo propio de la región. Decidimos seguir protegiendo lo nativo, en lo que tiene que ver con proyectos alimentarios.

Publicado en Agosto 10 de 2011| Compartir
compartir en facebook compartir en facebook

Recomiende este contenido

Los campos marcados con (*) son obligatorios






Do not fill, please:

Grupo Semillas

Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 Bogotá Teléfono: (57)(1) 7035387 Telefax: (57) (1) 2855728 Bogotá, Colombia. semillas@semillas.org.co
Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización del Grupo Semillas
MAPA DEL SITIO | CONTACTENOS