CORPORACIÓN

GRUPO
SEMILLAS


COLOMBIA

Plan de vida. Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta, Riosucio y Supía - Caldas

Equipo programa Plan de Vida. Compilación y edición. / Julio 12 de 2016 / Este artículo ha sido consultado 58 veces

La territorialidad en el Resguardo Cañamomo Lomaprieta está marcada por una historia de lucha y resistencia permanente; en ella ha participado toda una comunidad que antropológica, sociológica y genéticamente está enriquecida por diferentes grupos étnicos que, a lo largo de los años, ha construido significaciones basadas en los valores, principios y políticas de un pueblo indígena sociohistóricamente determinado.

Las luchas vividas por nuestros mayores y antepasados marcan nuestra historia y enriquece de significado cada acción que hoy realizamos con el objetivo de garantizar nuestra pervivencia étnica, algo que nos obliga a generar estrategias de planeación de manera organizada y proyectiva.

Por eso, además de todas las estrategias heredadas de nuestros mayores, las cuales están relacionadas con acciones político-organizativas y comunitarias, nuevos elementos, como lo administrativo, nos exigen ser más cuidadosos y cautelosos en los procesos de planeación de nuestras acciones, esto con el fin de optimizar nuestros recursos en favor de procesos comunitarios visionados y concertados a largo plazo.

Precisamente, para avanzar en lo expuesto, en nuestro resguardo iniciamos, desde hace algunos años, la construcción de nuestro plan de vida de manera reflexiva, consciente y con participación de todas nuestras comunidades; lo anterior con el fin de actualizar la información relacionada con las fortalezas, amenazas y debilidades y así diseñar una herramienta comunitaria que posibilite la orientación de los procesos necesarios para contribuir con la pervivencia y supervivencia de nuestro pueblo, incluyendo de manera integral nuestras políticas organizativas.

El Plan de Vida surge como propuesta colectiva y comunitaria de los pueblos indígenas, construida, formulada, ejecutada y evaluada de manera permanente por las comunidades; es decir, la fortaleza y esencia del plan de vida está en el nivel de participación que se logre alcanzar, lo que implica la legitimación de espacios autónomos en los cuales cada comunero, según su rol dentro de la cotidianidad de la comunidad, tenga la posibilidad de asumir su derecho y responsabilidad de hacer visibles los sueños, las propuestas, las acciones y los proyectos que desde la visión colectiva permitan solucionar las necesidades y mejorar las condiciones de vida de la comunidad.

Este proceso de construcción colectiva y de aporte de pensamiento propio le imprime al Plan de Vida legitimidad y lógica social, le devuelve el espacio y el valor al aporte comunitario y crea una corresponsabilidad frente a la reclamación y la defensa de los derechos sociales, económicos, políticos y culturales de las comunidades indígenas.


Previsualizar Archivo



Publicado en Julio 12 de 2016| Compartir
compartir en facebook compartir en facebook

Recomiende este contenido

Los campos marcados con (*) son obligatorios






Do not fill, please:

Grupo Semillas

Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 Bogotá Teléfono: 2855144 Telefax: 2855728 Bogotá, Colombia. semillas@semillas.org.co
Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización del Grupo Semillas
MAPA DEL SITIO | CONTACTENOS